sábado, 17 de febrero de 2018

Los Zorros desearon revertir su mal instante

Los Zorros desearon revertir su mal instante encarando a un Necaxa que venía de 2 victorias de visita sucesivas. Tras lograr un empate con los Rayos, los rojinegros deberán hacer borrón y cuenta nueva para concentraran en su siguiente partido contra los dirigidos por Ricardo Ferreti en el Volcán, este sábado para disputar la Jornada ocho de la Liga Bancomer MX.

Un semestre que empieza con solo 2 victorias de diez partidos que van entre Liga y Copa para los del Titán de la Calzada de Independencia. En las 7 jornadas que van de la Liga MX, Atlas tiene de momento una marca de solo un partido ganado, de la misma manera que un empate y 5 derrotas. Sumando en suma unos pobres 4 puntos de veintiuno posibles, con una diferencia de menos 7 tantos. Transformándose hasta el momento en el sotanero general del Clausura dos mil dieciocho, con lo que precisan vencer a Tigres este sábado.

Si los de La Madriguera no reaccionan a lo que va de la época, va a ser mejor que se vayan concentrando en fichar a buenos jugadores para el Apertura dos mil dieciocho. Pues las bajas de Matías Alustiza y José Madueña han sido vitales para la mala ráfaga del Atlas, trasferencias que se aprecian en la capacitación y juego de los Zorros, puesto que se ve a un Milton Caraglio solo en la delantera, peleando y metiendo los tantos que puede, quien es el único que se salva de todo el equipo en lo que va del campeonato. Y un Stiven Barreiro posicionado como lateral, cuando es central por naturaleza, restándole activa y velocidad por las bandas a los de Rubén Omar Romano.

La Academia, frente a los incesantes cambios de entrenador en lo que va de la Liga MX (la destitución de José Guadalupe Cruz, el breve paso como estratega interino de Gerardo Espinoza Ahumada) deben plantearse adecuarse y establecer lo más veloz que se pueda el estilo de juego que desea su actual técnico Rubén Omar Romano, un plantel que ha probado poquísima mejora desde la llegada del nacido en la ciudad de Buenos Aires, Argentina. La rápida adecuación al nuevo sistema de juego va a ayudar al Atlas para poder llegar a ser un equipo competitivo y incesante en lo que resta del campeonato.
Compartir en: